miércoles, 14 de noviembre de 2007

Huellas Humanas de 40.000 años de antiguedad

Una de las huellas encontradas en México.


Nuevas huellas rebaten teoría sobre la llegada del hombre a América

Un grupo de científicos británicos descubrió huellas humanas de hace 40.000 años en el centro de México, que rebaten ahora las teorías de cómo los primeros humanos poblaron América. La profesora Silvia González, de la Universidad Liverpool John Moores (LJMU) y jefa de la investigación, declaró que los descubrimientos "son la punta del iceberg", para ayudar a "rescribir" la historia y cómo el hombre primero llegó a América. Según los geólogos, el histórico descubrimiento, realizado cerca de la ciudad de Puebla, a 130 kilómetros al sureste de la ciudad de México, desafía las establecidas teorías de que los primeros pobladores de América llegaron a ese continente cruzando el Estrecho de Bering, desde Rusia a Alaska, alrededor del final del período de la Edad de Hielo (entre 1.500 y 11.000 años).

La evidencia que sustenta esta teoría llega de las llamadas herramientas Clovis Points utilizadas por dichos ancestros humanos para cazar mamuts, halladas en muchas cuevas del continente americano. Sin embargo, el grupo de científicos británicos halló las huellas en la cueva de Valsequillo Basin, en septiembre de 2003, que indica que los primeros pobladores de América llegaron a ese continente hace 40.000 años. "Creemos que hubo distintas olas inmigratorias de diversos tipos de pobladores a América en varios períodos de tiempo", explicó González. Las huellas de pies humanos fueron halladas cerca del volcán Cerro Toluquilla, y más tarde analizadas por distintos científicos, entre ellos el profesor David Huddart, del LJMU, como también el experto Matthew Bennett, de la Universidad de Bournemouth (sur de Inglaterra). "Las pisadas quedaron preservadas como huellas fósiles en cenizas volcánicas cerca de lo que creemos era un antiguo lago volcánico. Variaciones climáticas y la erupción del volcán Cerro Toluquilla provocaron un aumento y reducción en los niveles de agua del lago, exponiendo la ceniza volcánica", según González. Para la investigadora, los primeros pobladores de América "debieron sentirse muy sorprendidos y curiosos por la erupción del volcán y caminaron a través de esta costa del lago, dejando detrás de sí huellas que muy pronto quedaron cubiertas por las cenizas volcánicas y sedimentos marinos". Esas pisadas quedaron sumergidas nuevamente cuando se elevó el nivel de las aguas del lago, preservando las huellas fósiles.

El grupo de científicos de la Universidad John Moores de Liverpool realizó varias copias de estas huellas humanas, que pueden ser vistas a partir de hoy en la exhibición de verano de la Royal Society en Londres.

Fuente: Diario La Tercera. Santiago de Chile, 5 de Julio de 2005.


Descubren huellas de primeros humanos que llegaron a América

Datan de hace 38000 años y fueron encontradas cerca de la ciudad de Puebla, en México.

Las impresiones quedaron fosilizadas en una zona cercana al volcán Cerro Toluquilla. Los análisis indican que sus autores habrían medido entre 1,17 y 1,90 m. P Este hallazgo y los realizados en sitios como Monte Verde, sur de Chile, apoyan la teoría de que no hubo una sino varias olas migratorias.-

En 2003, un equipo de científicos recorría la cuenca Valsequillo, cerca de la ciudad de Puebla, México. Mientras los investigadores estudiaban varios sitios arqueológicos del lugar -cercano al volcán Cerro Toluquilla- se toparon con algo inesperado: una planicie de ceniza en la que parecían existir más de 200 huellas fosilizadas dejadas por humanos, incluyendo niños. Tras dos años de análisis, los expertos liderados por Silvia González -geoarqueóloga de la U. John Moores de Liverpool (Reino Unido)- aseguran que las huellas datan de hace 38.000 años y que pertenecieron a los primeros habitantes humanos que llegaron a América.

Varios puntos de vista Según la teoría tradicional, los humanos llegaron al continente cruzando entre Siberia y Alaska, mediante una masa de tierra que unía ambos continentes hacia fines de la última era glacial (entre 10.000 y 12.500 años atrás). Esta teoría se basa en una serie de puntas de lanza halladas en el yacimiento Clovis, en Nuevo México, EE.UU. El lugar tiene 11.200 años y por mucho tiempo se creyó que eran los restos más antiguos de asentamientos. Sin embargo, esa idea comenzó a ser cuestionada tras el hallazgo de lugares como Monte Verde, ubicado en el sur de Chile y que data entre 12.500 y 13.000 años atrás. "La existencia de estas huellas de casi 40.000 años implica la prueba definitiva de que el llamado modelo Clovis ya no puede ser aceptado como la primera evidencia de presencia humana en América", dijo David Huddart, geólogo de la Universidad John Moores. Las impresiones quedaron fosilizadas junto a lo que fue el borde de un lago. Silvia González sugiere que tras llegar a la costa usando botes, los primeros americanos exploraron hasta llegar cerca del volcán Cerro Toluquilla. Probablemente, una erupción los hizo huir. "Pensamos que hubo varias olas migratorias en diferentes momentos y realizadas por distintos grupos", dijo. La experta agrega que, ante la nueva evidencia, se necesita una revisión urgente de nuevas rutas de desplazamiento: "Nuestros hallazgos apoyan la teoría de que estos primeros colonizadores pudieron llegar navegando a través de la ruta del Pacífico, en lugar de a pie". Usando técnicas como radiocarbono, luminiscencia y análisis de sedimentos en el lugar de las huellas, se obtuvo el mismo resultado: 38.000 años de antigüedad. "Esto va a ser una bomba arqueológica y estamos dispuestos a luchar por ella", dijo González. Aunque el origen de los primeros habitantes es incierto, la científica indica que estos colonos habrían sido cazadores que viajaban constantemente en grupos pequeños, lo que explica el débil rastro que dejaron. Incluso, agrega, se habrían extinguido sin dejar un legado genético.

El arqueólogo Michael Faught -experto en asentamientos Clovis- dijo a La Tercera que "Monte Verde en Chile y otros lugares de Sudamérica ya rompieron la barrera impuesta por la tradicional teoría de la población americana". Además, señala, se necesitan más análisis que establezcan "una edad precisa de toda la cuenca volcánica. Hasta que se obtenga ese dato nadie podría confirmar o negar esta posibilidad". Otras pistas ancestrales también analizadas Las evidencias que apuntan hacia la presencia temprana del ser humano en América abundan por el continente. Según explica el arqueólogo de la U. de Chile, Carlos Ocampo, se ha encontrado evidencia de que el hombre visitó Alaska, EE.UU., Brasil e incluso Chile mucho antes de que se registrara la migración por el Estrecho de Bering. "En Monteverde hay un sitio que no se ha investigado en profundidad, el cual reveló fogones que fueron datados en 30 mil años", dice el arqueólogo, quien encabeza un estudio que ya lleva cuatro años investigando entre Puerto Montt y Chiloé. "Esa zona no fue alcanzada por la última glaciación. Tenemos fechas de ocupación que van desde los 11 mil a los 33 mil años, muy recientes y que estamos analizando", dice. El experto agrega que es muy probable que la migración hacia América se haya realizado por la costa, "ya que durante la glaciación el nivel del mar estaba unos 100 a 120 metros más bajo".

Fuente: Diario La Tercera. Santiago de Chile, 6 de Julio de 2005.